Hechos para la vida

El Mundo en Manos de Lubitz

6943856-airplane-take-off-wallpaper

Andreas Lubitz, el copiloto alemán que causó intencionalmente este martes pasado la muerte de 150 personas; una de las más terribles tragedias aéreas de los últimos tiempos en los Alpes franceses.

El resultado del accidente ha dejado al mundo entero asombrado y aterrorizado ante la forma en que Lubitz estrelló el vuelo 9525.

Aparentando estar cuerdo ocultó su enfermedad mental. Usurpando el mando de la nave, cerró la puerta a su superior, dejándolo afuera de la cabina de controles. Gradualmente hizo descender  la nave que volaba a 10,000 metros de altura a una velocidad de 700 kilometros por hora y en donde cada minuto bajaba mil metros. Los pasajeros sólo se pudieron dar cuenta pocos minutos antes de la catástrofe.

De la misma manera, el hombre ha dejado a Jesús afuera de su vida, cree poder dirigirla sin necesidad de Dios. Hoy más que nunca vemos como también gradualmente se está rebajando el estándar moral en el mundo. Lo podemos medir en estos últimos 40 años, el valor de la vida, del matrimonio y la familia ha ido en franco descenso y estamos a pocos años de un estrellamiento frontal contra la sólida realidad ¡anunciada en la Palabra de Dios!

Los que creemos en Jesús y guardamos Su Palabra estamos en paz y sabemos que el Espíritu Santo dirige nuestras vidas.

Él nos llevará seguros a nuestro destino eterno con Dios.

Rodolfo Garza Garza